AOVE: diferencias entre aceites filtrados y sin filtrar

Es importante tener en cuenta que para la preparación del aceite de oliva virgen extra se requiere de un proceso en el cual se eliminan de manera concreta todas las partículas en suspensión con las que cuenta. Si el proceso de filtrado no se realiza, entonces se obtiene un aceite mucho más grueso, justamente por contener partículas. Para comprender más acerca de uno y otro, hemos de observar la estructura de cada uno.

Aceite de Oliva Virgen Extra Filtrado


No es más que el aceite de oliva que ha pasado por el proceso de preparación completo, en donde se le han extraído todas las partículas en suspensión que por naturaleza quedan del triturado de la aceituna.


Es un aceite más traslucido y por lo general, es el que la mayoría de las personas elige en el mercado. Sin embargo, este no contienen otro tipo de componente diferente y el aroma, así como el producto, es el mismo que en el caso contrario.


El Aceite de Oliva Virgen Extra “Grandioso”: apto para los paladares más exigentes. Se obtiene de los procesos más cuidadosos con aceitunas de diversas variedades, formando un coupage de aceite reconocible por su agradable sabor frutado, sin exceso de picor ni amargor.


Aceite de Oliva Virgen Extra Sin Filtrar


Este es el caso contrario, y consiste en la preparación de un aceite que no pase por el proceso de filtrado, es decir, que en el embotellado conserve todas las partículas de suspensión adicionales.


El aceite de oliva sin filtrar no es traslucido, y su aroma y consistencia es la típica y original del aceite de oliva, sin agregados o componentes adicionales.


El Aceite de Oliva Virgen Extra “Los Seises”: un producto que podrás encontrar en Distribuciones Lácteas Domínguez. Producido a raíz de una cuidadosa selección de las mejores aceitunas de la Campiña Sevillana. Una joya mediterránea convertida en aceite para restaurantes y para el hogar.


Diferencias entre Aceite Filtrado y Sin Filtrar


  • Aspecto: El aceite sin filtrar es mucho más grueso que el filtrado, por lo que, la presentación del filtrado es mucho más limpia, más sutil y transparente.

  • Sabor: El aceite filtrado cuenta con un sabor mucho más suave, y esto se debe, a que manteniendo partículas en el aceite, el sabor se vuelve mucho más fuerte porque se concentran mucho más los componentes, haciendo del aceite sin filtrar la presentación de un producto mucho más concentrado.

  • Oxidación: El aceite sin filtrar tiende a oxidarse debido a que las partículas que contiene con el tiempo sufren el proceso de descomposición, lo que causa que se vuelva mucho más transparente, adoptando la apariencia de un aceite filtrado.

  • Usos: El aceite sin filtrar no se recomienda para frituras, lo ideal es consumirlo al natural, en ensaladas y otros tipos de preparaciones en las cuales no pierda su sabor original.


Ahora que ya sabes las diferencias y los posibles usos de cada uno, es hora de visitar Distribuciones Lácteas Dominguez. Aquí podrás encontrar una gran selección de aceites de oliva virgen extra en Sevilla. Contamos con aceites sin filtrar como el mencionado Aceite de Oliva Virgen Extra “Los Seises” o el Aceite de Oliva Virgen Extra 1881. También disponemos de aceites filtrados como el Aceite de Oliva Virgen Extra “Capicua” o el Aceite de Oliva Virgen Extra “Grandioso”, del que os hemos hablado anteriormente.